L.S.D.
¿Qué es el L.S.D?
¿Cómo se consume?
¿Cuáles son sus efectos?
¿Qué riesgos puede tener el consumo de L.S.D?
Si sos mujer y estás embarazada ...
Sugerencias para reducir los riesgos y daños asociados al consumo de L.S.D

 

¿Qué es el L.S.D?

El L.S.D. o LSD - 25 es un nombre genérico que se utiliza para caracterizar al ácido lisérgico, un compuesto químico que se encuentra naturalmente en el cornezuelo de centeno, un hongo que parasita el centeno.  Recibe su nombre de las iniciales de LISERG SAURE DIETYLAMID, en español Dietilamida del ácido lisérgico, y el numero 25, por ser el vigesimoquinto compuesto de este género, de una serie de 27.

Fue sintetizado por primera vez en el año 1938 por el Dr. Albert Hoffman. y descubierto como un psicoactivo (es decir, como una sustancia capaz de alterar el funcionamiento de nuestras neuronas) en 1943.

Es conocido entre los consumidores como "Ácido", “Tripa” o "Tripi" ( del ingles: TRIP, que significa “viaje” ).
Su forma habitual de presentación ( aunque existen otras como pastillas, líquidos o polvo) es en papel secante, una especie de cartoncito similar a un sello, que suele llevar dibujos variados (popeye, héroes de comics, planetas, etc) y que se coloca bajo el paladar (por ser  un centro con mucha irrigación sanguínea).

Es actualmente uno de los químicos psicoactivos con mayor potencial para alterar la conciencia. Es la droga alucinógena por excelencia.

Es mucho más activo que casi todos los restantes alucinógenos. Para darte una idea de su potencia, una dosis de 200 microgramos de L.S.D. produce los mismos efectos que una dosis de 600  de mescalina o de 40 de psilocibina. Es además 5.000 veces más activo - en relación a la dosis - que la Cocaína y 500.000 veces más activo que el alcohol etílico. Su consumo fue muy popular en la década de los 60.

Stanislav Grof, uno de los autores más importantes en el terreno de la Psicología Transpersonal experimentó con L.S.D. intentando encontrar una forma de comprender y acercarse a pacientes esquizofrénicos. Más tarde se penalizó el uso del L.S.D., por lo que se debió detener la investigación con esta sustancia.

¿Cómo se consume?

Si bien el LSD se puede presentar de diversas formas, siempre es consumido oralmente, como dijimos, ubicando el cartón o sello contra el paladar y manteniéndolo en esta posición. Una dosis común de LSD (la que se encuentra en un “cartoncito” )está entre los 50 y los 150 milígramos. Una dosis fuerte se podría considerar aquella entre los 150 y los 400 milígramos.

Por lo general, dosis de entre 25 y 75 microgramos son suficientes para causar  alucinaciones (en promedio 1 microgramo por kg de peso).

¿Cuáles son sus efectos?

Los efectos del L.S.D  (y de todas las drogas, tanto legales como ilegales) dependen de la interrelación de los siguientes factores :

Podés encontrar mayor información en el  “Modelo Interactivo” (hipertexto a “Cómo se constituye un efecto: Modelo Interactivo”)

Los efectos generados por el LSD sobre el Sistema Nervioso Central son predominantemente alucinatorios y pueden durar de  3 a 12 horas.

El potencial alucinógeno de esta sustancia provoca distorsiones perceptivas , entre ellas una mayor sensibilidad y apreciación a través de los sentidos: tacto, vista, oído , olfato y gusto. También genera cambios en la percepción del tiempo, cambios en el estado de ánimo, desbloqueo de recuerdos reprimidos y una expansión de conciencia que generalmente es vivida como una pérdida de las fronteras del yo.

No genera  dependencia física .

¿Qué riesgos puede tener el consumo de L.S.D?

Los posibles riesgos asociados al consumo de LSD son psicológicos más que físicos. Entre las posibles riesgos que entraña su consumo está la posibilidad de experimentar reacciones desagradables, como son las reacciones de ansiedad.

También en algunas personas el consumo de LSD podría llegar a intensificar o exacerbar  trastornos psicológicos subyacentes. Así, personas con tendencias suicidas deberían evitar su uso.

No existe un riesgo de sobredosis física, si bien podrías llegar a tener problemas por consumir una dosis mayor de la que psicológicamente podés manejar.

Existe también la posibilidad de que tengas  un "mal viaje", es decir, que experimentes sensaciones desagradables como sensaciones de temor, de ansiedad, etc. Una de las reacciones adversas más comunes al consumo de LSD es un episodio temporario de pánico (menor de 24 horas). Los síntomas mas frecuentes incluyen alucinaciones atemorizantes, ansiedad desmesurada, confusión y agresión en algunos casos.

 El consumo de LSD puede originar también lo que se conoce con el nombre de “flashback". El flashback es un  retorno transitorio de emociones y percepciones experimentadas bajo los efectos del LSD. Es decir, podrías volver a experimentar, por ejemplo, días más tarde, alguna sensación que experimentaste bajo los efectos del LSD.

Esto no es necesariamente negativo, salvo que lo que vuelvas a experimentar sea alguna sensación desagradable o atemorizante.

Los flashbacks pueden durar segundos u horas y pueden ser similares a cualquiera de los aspectos vividos durante el "viaje" de LSD. Es decir, pueden ser emocionantes, sorprendentes, aterrorizantes, etc.

La mayoría de los flashbacks consisten en episodios de distorsión visual, distorsión temporal, pérdida de las fronteras del ego, o emociones intensas que duran desde unos segundos a algunos minutos.

Generalmente se van reduciendo en número e intensidad después de la experiencia de consumo, y raramente ocurren luego de algunos meses.

Por otra parte es habitual experimentar episodios de insomnio (pasajeros) luego de  consumir esta sustancia.

Si sos mujer y estás embarazada ...

No se sabe con seguridad qué tipo de efectos podrá causarte el consumo de L.S.D en el embarazo. Por eso lo que te recomendamos es que no lo consumas. Podrías estar arriesgando el bienestar de tu hijo.

Sugerencias para reducir los riesgos y daños asociados al consumo de L.S.D

Si decidiste consumir L.S.D,  tené en cuenta lo siguiente:

Si se presenta esta situación seguí estos pasos:

Si a pesar de hacer todo esto, aumenta la agitación o el delirio paranoico de forma preocupante, buscá a un médico u otro especialista.

Acordate también que existen métodos alternativos al uso de LSD para alterar el estado de conciencia. Visitá la parte de “Técnicas Alternativas”.